fotografía  |  la cierva  |  cuadernos IGtwitter seguir el blog

.
.

23/4/13




Aquí los hijos nacen de la tierra. Se sacuden bajo el árbol, devoran las raíces, se vierten como la luna sobre los ojos del que mira. Salen limpios de la madre, y así como vienen van creciendo, siempre blancos estos niños, siempre de leche la piel y los colmillos. 




2 comentarios:

  1. Pasa el tiempo tan rápido que no nos damos cuenta de que nos transformamos en su transcurso, no nos hacemos conscientes a la primera, pero es posible transmitirlo todo sin limites, sin fronteras.

    ResponderEliminar